470 utenti


Libri.itANDO. COMPLETE WORKS 1975–TODAY - 40th AnniversarySEBASTIÃO SALGADO. AMAZÔNIANEIL LEIFER. BOXING. 60 YEARS OF FIGHTS AND FIGHTERS - edizione limitataSWIMMING POLLOCAPITOL RECORDS
Emergency

Fai un link ad Arcoiris Tv

Fai un link ad Arcoiris Tv

Utilizza uno dei nostri banner!






Tag: tejidos

Totale: 2

Aukinko, el eco de todas nosotras. Mapuche, Chile

Documental colaborativo que representa el trabajo realizado por un grupo de mujeres de la comunidad Ancapi Ñancucheo, quienes se ocupan de transmitir de generación en generación la cultura mapuche, como la práctica ancestral del telar y el mapudungun, recuperando formas y tonos de resistencia. A través del trabajo que hace dos décadas comenzó la lonko Rosa Namoncura, se retrata la independencia económica que significa para estas mujeres producir su propio trabajo, la creación de un espacio de confianza y aprendizaje que permita la transmisión de las raíces mapuches en la comuna de Ercilla.

Proceso realizado en conjunto con la agrupación Aukinko, Paula Compagnucci, (Argentina), Pilar Higuera, Javiera Barrera, Ingrid Henríquez y Juan Francisco González.

Con la participación de: Clara Mercedes Catrileo Antil, Isabel Veronica Catrileo Antil, Maite Colimil Namoncura, Aukan Queipul Namoncura, María Rosa Namoncura Queipul, Ramona Colimil Namoncura y Maria Inés Colimil Namoncura

Agradecimientos: Emilia Veronica Coñumil Quiñimil y Leftraro Marileo Colimil, Comunidad Ancapi Ñancucheo.

Red de documentalistas latinoamericanos

Museo a Cielo Abierto de Ercilla 2019 - 2020

Publicado por: Juan Francisco González, el 30 marzo 2020

Arpilleras por la memoria. Por el derecho de vivir y amar, Bélgica Castro Fuentes

En 1974, un pequeño grupo de mujeres cuyos hijos habían desaparecido desde su detención, comenzaron a reunirse para confeccionar tapices. Sus trabajos tienen un fuerte contenido de denuncia de los crímenes contra derechos humanos en su país. Pronto el movimiento se extendió a otras ciudades y comenzó a llamar la atención del público internacional.

Paradójicamente, la dictadura dio la oportunidad a las mujeres de encontrar una forma de poder político. La desprotección en que el gobierno de Pinochet dejó a mujeres de todas las clases y grupos sociales las empujó a encontrar una voz para articular sus demandas. Con motivo de su arte, las arpilleristas se organizaron, primero como madres de los desaparecidos, después como ciudadanas políticas.

El primer taller de arpilleras fue abierto en 1974, patronizado por la Vicaría de la Solidaridad. Unas catorce de ellas, desesperadas por la desaparición de sus familiares, por el hambre de sus hijos y por el terror, llegaron al patio de la Vicaría, donde se les ofreció retazos de tela, con los que podrían ocuparse y ganar un poco de dinero. Espontáneamente comenzaron a trabajar en este nuevo arte politizado.

Las arpilleras se crearon en un ambiente de silencio y miedo, y narran historias a través de colores y formas. En ellas se describen eventos de la vida de la nación: historias de pérdidas, de la negación del futuro, de la ausencia de felicidad, del deseo de paz. A las mujeres las une el dolor, la ausencia y la búsqueda inútil de sus parientes perdidos.

La relación entre arte y denuncia, imagen y verdad política no es fácil de entender para quienes viven en países donde la libertad de expresión y las garantías individuales no están amenazadas sistemáticamente. Las arpilleras chilenas son un ejemplo de tantos movimientos artísticos que tuvieron que encontrar un medio de expresión intenso pero seguro, donde pudieran gritar sin decir palabras. Las imágenes de gran inocencia y fuerza de esos tapices son un reflejo directo de las necesidades de tantos ciudadanos chilenos.

En 1991 y con la vuelta de un sistema democrático, la mayoría de los talleres habían cerrado. Pero el trabajo de estas mujeres sigue siendo un testamento gráfico de la lucha por los derechos humanos y como advertencia de que no debemos olvidar la dictadura.

Arpilleras de Bélgica Castro : www.arpillerasporlamemoria.com
http://on.fb.me/lsFnqB