257 utenti


Libri.itIL CASO LUPO CATTIVOA GARDEN EDEN. MASTERPIECES OF BOTANICAL ILLUSTRATION DAISY E L’UOVOVERMEER THE COMPLETE WORKS – 40th AnniversaryLIVING IN JAPAN - 40th Anniversary
Emergency

Fai un link ad Arcoiris Tv

Fai un link ad Arcoiris Tv

Utilizza uno dei nostri banner!






Tutti i filmati di Carlos Liria

Totale: 35

Azotar a Sócrates (¿Qué es razonar?) - cap 9 (Sócrates y Platón)

Hemos resumido “el proyecto político de la Ilustración” en el intento de un pueblo capaz de razonar, un pueblo que se somete a un imperativo de coherencia constitucional. Pero ¿qué entendemos por razón, qué entendemos por coherencia? Para entenderlo, vamos a repasar un diálogo de Platón: el Gorgias. En la tercera parte del diálogo vemos a un malhumorado político, Calicles, furioso porque Sócrates pregunta estupideces e interrumpe los discursos con tonterías. Interrogado por Sócrates, Calicles acaba diciendo cosas que no quiere decir. No es Sócrates quien dice que “es mejor sufrir injusticia que cometerla” (él solo pregunta), el problema es que es él, Calicles, que piensa enteramente lo contrario, quien no tiene más remedio que decirlo, porque Sócrates le obliga a ser coherente con lo que ha dicho previamente. Es como si Sócrates le dijera: eres tú Calicles, no yo, quien está defendiendo que es mejor sufrir injusticia que cometerla. Pues bien, esta es la clave del proyecto político que heredó la Ilustración. La Instituciones republicanas obligan al pueblo a decir cosas que no quiere decir. Le obligan a ser coherente, a “civilizarse”. Este es el secreto “socrático” de la democracia constitucional: el proyecto político de la Ilustración. Calicles se marcha muy ofendido amenazando de muerte a Sócrates. ¿Y nuestras democracias constitucionales? ¿Nosotros condenaríamos a muerte a Sócrates?

Carlos Fernández Liria y Panxo (Zoo) - Preguntas para enamorarse

En 2015 un artículo del New York Times hizo famosas las conocidas como "preguntas para enamorarse".
Elaboradas por Arthur Aron, de la Stony Brook University, estas preguntas fueron concebidas para crear un ambiente de intimidad entre dos personas.
El reto es sencillo: ¿podrán dos personas someterse a estas preguntas, y no enamorarse?
Bajo esta premisa, hoy charlan Carlos Fernández Liria, y Panxo, cantante del grupo Zoo.

Carlos Fernández Liria y Santiago Alba Rico - En defensa de Tintín

El pasado mes de noviembre se retiraron y quemaron, entre otros, muchos libros de Tintín de entre unas 30 escuelas del suroeste de Ontario, en Canada.
Mi querido amigo Santiago Alba Rico y yo hemos querido aprovechar esta ocasión para mantener una charla en la que reivindicar a Tintín, figura que nos ha acompañado desde nuestra infancia, y por cuyos cómics (no todos) guardamos un enorme respeto.

Comentarios y objeciones (I) La cuestión de la democracia - cap 18 (Sócrates y Platón)

En este vídeo comienzo a responder a algunos de los comentarios y objeciones que se me han planteado a mi serie sobre Sócrates y Platón. Ante todo, existe una objeción de peso que interesa pensar despacio: la actitud que tuvieron Sócrates, Platón y Aristóteles respecto de la democracia, en tanto que personajes históricos comprometidos con una cuestión histórica. No cabe duda de “históricamente” no tuvieron ninguna simpatía por la democracia. Pero quizás se mezclan aquí cuestiones más complicadas de lo que parece. Dedicaremos los dos últimos capítulos de esta serie a discutir sobre este asunto.

Comentarios y objeciones (II) La cuestión de las clases sociales - cap 19 (Sócrates y Platón)

En este segundo capítulo de Comentarios y Objeciones, seguimos respondiendo a la cuestión de en qué sentido el Sócrates y el Platón históricos fueron “enemigos de la democracia”. Respondemos a los argumentos de la escuela de Toni Domènech y al planteamiento clásico de la cuestión en el famoso libro de Arthur Rosenberg, La lucha de clases en la antigüedad. Tienen razón, pero no por lo que a veces se creen. Tienen razón en sacar a colación el asunto de las clases sociales, pero no al despreciar el programa político irrenunciable que defendieron Sócrates, Platón, Aristóteles y su herencia política en la Ilustración.

Mussolini, el gran postmoderno

«El fascismo es un movimiento superrelativista porque nunca ha intentado revestir su complicada y vigorosa actitud mental con un programa completo, sino que ha triunfado siguiendo los dictados de su intuición individual siempre cambiante. Todo lo que yo he dicho y hecho en los últimos años es relativismo por intuición. Si el relativismo significa el fin de la fe en la ciencia, la decadencia de ese mito, la «ciencia», concebido como el descubrimiento de la verdad absoluta, puedo alabarme de haber aplicado el relativismo al análisis del socialismo. Si el relativismo significa desprecio por las categorías fijas y por los hombres que aseguran poseer una verdad objetiva externa... entonces no hay nada más relativista que las actitudes y actividades fascistas… Nosotros los fascistas hemos manifestado siempre una indiferencia absoluta por todas las teorías… nosotros los fascistas hemos tenido el valor de hacer a un lado todas las teorías políticas tradicionales, y somos aristócratas y demócratas, revolucionarios y reaccionarios, proletarios y antiproletarios, pacifistas y antipacifistas.»
B. Mussolini ,
Relativismo y Fascismo,
revista digital Sin Permiso, 2006.

Comienza Zaratustra - cap 6 (Nietzsche)

Terminamos aquí de leer el texto de Nietzsche Historia de un error. Ahora vamos a entender por qué el ateo, “el último hombre” no ha logrado superar el nihilismo. Vamos a entender que la cosa es mucho más ardua que sencillamente gritar que Dios ha muerto y que todo está permitido. Porque, una vez que todo está permitido, lo difícil es construir un mundo en el que haya algo que merezca la pena hacer. Para ello no basta con suprimir el mundo verdadero, hay que suprimir también el aparente y afrontar la tarea de encararse con el mundo y transformarlo. Se impone, para empezar, una transvaloración de todos los valores.

Dios ha muerto - cap 4 (Nietzsche)

El protestante, la especie más despreciable del cristiano, se transforma ahora en el positivista y se aburre de las aspiraciones de la razón. Llega el momento de gritar ¡Dios ha muerto! Es un momento jovial para la Humanidad: si Dios no existe, todo está permitido… Es el momento del escéptico, que por no crear en nada es capaz de creer en todo. Un momento de juego y jovialidad. Es una superación momentánea del nihilismo, de la voluntad de nada. El mundo verdadero ha sido suprimido. Y sin embargo, lo que se anuncia a continuación no es el superhombre, sino el hombre más despreciable de cuantos hayan existido, el último hombre, nosotros, en definitiva.

El Cristianismo - cap 2 (Nietzsche)

Continuamos leyendo el texto de Nietzsche “Historia de un error”, ahora el punto segundo de los seis en los que está dividido. Este momento corresponde al Cristianismo. Nietzsche ve aquí un giro nihilista lamentable y terrible, el comienzo de una larga enfermedad para la Humanidad. El mundo verdadero que antes era asequible en esta vida, ahora se ha convertido en algo inasequible, en algo meramente prometido. Y ha perdido todo su interés: las matemáticas se han convertido en pintura, las ideas en ángeles, la ciencia en comunión con dios, la razón en fe, la comunidad científica en Iglesia. Y la experiencia en resentimiento y en venganza. Ahora bien, este desastre no es sino el comienzo de una historia nihilista que va a ir empeorando en los próximos capítulos.

El Rey Filósofo: ¿Un disparate? - cap 7 (Sócrates y Platón)

Sócrates y Platón se enfrentaron a los poetas. Pero más aún que un modelo político que pasaba a través de la poesía, la música y la danza, temían y se enfrentaron al modelo político que se anunciaba tras la escritura. La escritura, mantuvieron, es un enemigo de la razón. El mundo de la escritura amenazaba con convertirse en un mundo de tiranos locos y caprichosos, pedantes y presuntuosos. Un horizonte aún más criminal que el horizonte del Rey Poeta. Es frente a estas dos posibilidades que defienden el modelo del Rey Filósofo. Este modelo pone la argumentación y la contrargumentación en el poder legislativo. En este sentido es lo que nosotros llamamos Imperio de la Ley o Estado de Derecho. Es lo que nosotros decimos ser, no desde luego lo que somos, ya que en nuestras democracias, el poder no lo tiene el Parlamento, sino, obviamente, los poderes económicos.

El eterno retorno - cap 9 (Nietzsche)

La idea de eterno retorno en Nietzsche es bastante difícil. Conviene que partamos de la constatación de que los seres humanos tenemos a menudo contacto con la eternidad, aunque seamos ateos. El amor, en las matemáticas, en la indignación moral, etc., muchas veces apelamos a la eternidad. Siguiendo por este camino, vamos a leer un texto de Milan Kundera sobre el eterno retorno, en el que nos dice que “estamos clavados en la eternidad como Jesucristo en la cruz” y que eso nos hace cargar con una responsabilidad moral insoportable. Ahora bien, también vamos a aprovechar para preguntarnos si este asunto, como en general toda la filosofía de Nietzsche es realmente tan original como se suele pretender.