154 utenti


Libri.itLA VITA SEGRETA DEI GATTILA CACCIAIL RICHIAMO DELLA FORESTAPAPÀ E LE POZZANGHEREUN REGALO PER LA MAMMA
Emergency

Fai un link ad Arcoiris Tv

Fai un link ad Arcoiris Tv

Utilizza uno dei nostri banner!








Tutti i filmati di LaTuerka

Totale: 88

Otra Vuelta de Tuerka: Pablo Iglesias con José García Abad

José García Abad - al que Iglesias califica como "un periodista que se atreve a escribir, y no precisamente bien, sobre el poder real en España" - lleva ejerciendo la profesión desde hace más de medio siglo. Especializado en información económica, acaba de publicar El malvado Ibex, un libro de investigación sobre las influencias de los grandes magnates de España sobre el poder político. Para escribirlo, ha hablado en privado con más de treinta pesos pesados del mundo empresarial: "tras más de medio siglo como periodista económico los conocía a todos", asegura.

El eje que vertebra el libro es el poco conocido Consejo Empresarial de la Competitividad (CEC), que pretendió suplantar a la CEOE: "Es una reunión de 15 machos alfa que supone una tercera cámara: la cámara de la plutrocacia", señala el autor durante la entrevista. "Ellos dicen que se deben al patriotismo pero lo que tratan es de aconsejar a los gobiernos e indicar a los políticos por dónde deben caminar", añade.

Durante la entrevista, Abad e Iglesias repasan la relación de los distintos presidentes de Gobierno con el poder financiero: Suárez, el hombre del que se llegó a temer que nacionalizará la banca; Felipe González y su buena relación con el mundo empresarial; Zapatero, "el papá espiritual" del CEC al que Emilio Botín llegó a pedir que no dimitiese "por el bien de España"; el Aznar de la boda de El Escorial; y finalmente la discreta pero fluida relación de Rajoy con los grandes magnates.

Otro de los pilares clave sobre el que se han apoyado los lobbies empresariales es la monarquía. De hecho, entre las realizaciones más ilustres que deja para la posteridad el ‘lobby del Ibex’ destaca su empeño “por echar una mano al rey Juan Carlos”. Además, tal y como señala Abad, "la monarquía se beneficiaba de la complicidad de la prensa. Si la prensa hubiera hecho su papel, el rey Juan Carlos no se habría confiado y no habría llegado a esos extremos".

Pero, ¿a qué temen las grandes empresas en España? "Los magnates os temen a vosotros", señala José García Abad a Pablo Iglesias. "Pero por encima de todo temen a la incertidumbre", concluye.

Otra Vuelta de Tuerka: Pablo Iglesias con Anna Gabriel

Anna Gabriel nació en Sallent, en la cuenca minera del Llobregat, un pueblo que ha ido acumulando crisis tras crisis: la crisis del textil, la crisis de la siderurgia, la crisis de la minería. Pero también un lugar con una fuerte tradición anarquista: “veníamos de Agustín Rueda, asesinado por torturas en Carabanchel, y alguien decidió que ese foco de rebelión había que apagarlo”, así entró la heroína en las familias y barrios mineros, recuerda Anna.

En ese enclave, comenzó su militancia política. Primero en la Plataforma Antifeixista y en la Coordinadora de Asociaciones por la Lengua Catalana y más adelante ya como concejal en la CUP. “El encaje entre militancia en defensa del catalán, militancia antifascista y militancia de clase por conseguir más justicia sale de forma natural", señala durante la entrevista. De su etapa como concejal recuerda momentos duros, como cuando los vecinos les acusaron de querer dejar sin pan a la minería “cuando lo único que decíamos es que hay una empresa que tiene muchos beneficios que tiene que asumir los costes ecológicos”.

El salto de la CUP de lo municipal a lo nacional se explica según la diputada por la coyuntura política catalana: “En este momento era importante que hubiera un discurso que dijera que la independencia es para cambiarlo todo y no va de cambiar banderas. De hecho, "Pujol y esa idea de Cataluña con ciudadanos de primera y de segunda es uno de los motivos por los que muchos empezamos a militar en la izquierda independentista”, añade.

Sobre la alianza de la CUP con un proyecto político tan distinto como es Junts pel Sí, Anna Gabriel apunta que es “la anomalía que vivimos en el Estado español, que hace que sea imposible hacer un referéndum, la que explica esta alianza tan anti natura”.

Al final de la entrevista Pablo Iglesias pregunta a Anna Gabriel cómo se vio desde la CUP el nacimiento de Podemos. “Con preocupación”, ríe. “Creo que la música que está sonando no acaba de ser la música que convendría en este momento. Conviene más rotundidad en todo lo que se refiere a la impugnación del Régimen”, concluye. Respecto a la percepción recíproca Anna señala: "Espero que no nos miréis como un sujeto estrambótico, sino como un sujeto político que quiere decidir”.

Otra Vuelta de Tuerka: Pablo Iglesias con Lidia Falcón

Otra Vuelta de Tuerka: Pablo Iglesias con Gabriel Rufián

Gabriel Rufián (1982) es hijo y nieto de emigrantes andaluces, pero nació en la ciudad obrera de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona). Su abuelo, como cuenta durante la entrevista, tuvo un papel fundamental para el Gabriel que conocemos ahora: "Mi abuelo paterno era un albañil republicano que nunca había ido a la escuela". Cuando apenas se hablaba de independentismo "él nos transmitió que estábamos en otro país, en una nación sin Estado y que tarde o temprano ese pueblo se iba a alzar", recuerda Rufián.

Esas vivencias, explican su militancia en la plataforma de castellanohablantes independentistas Súmate, a la que se vinculó en 2014. Aunque no había militado previamente en ninguna organización ni sindicato, Rufián señala que la politización le viene de casa: "Mis padres se conocieron en un mitin de Bandera Roja", rememora. "Yo me he criado con una foto del Che en el comedor de casa y me sabía los nombres de los ministros antes que los de los futbolistas", añade.

Desde que en noviembre de 2015 se anunciase que encabezaría la lista de Esquerra Republicana de Catalunya, sus intervenciones se han hecho virales. Durante la entrevista, Iglesias recuerda una anécdota en el Congreso que le aterrorizó: "los de Ciudadanos te insultaron, y aunque esto no salió en los medios de comunicación, te dijeron que estás intentando hacerte perdonar tu origen". "Ciudadanos representa lo peor de la política, es un partido nacido para ir en contra de la identidad", responde el diputado de ERC. "Figuras como la mía, que reflejan que el proceso ha trascendido cualquier origen, les hacen mucho daño porque van a la línea de flotación de su discurso", explica Rufián. De hecho, el primer discurso de Gabriel Rufián en el Congreso, fue en esa línea, "yo soy lo que ustedes llaman un charnego", dijo.

Sobre la coyuntura política actual comenta: "Para muchos de nosotros el proceso es simplemente un cambio revolucionario. Y a mi me enseñaron que no hay nada más revolucionario que un proceso de autodeterminación". Sin embargo, "el hecho de ver a Carme Forcadell frente a un juzgado y a Billy el Niño sentado en el Retiro, demuestra lo lejos que estamos de cambiarlo todo", sentencia.

"Entiendo perfectamente que haya alguien de Vallecas que quiera votar que no. Si yo fuera de Vallecas sería seguramente votante de Podemos", concluye. "Y si tú fueras de Hospitalet, serías independentista", le dice Rufián a Iglesias. "Bueno o quizás sería de En Comú Podem", replica Pablo Iglesias.

Otra Vuelta de Tuerka: Pablo Iglesias con Miguel Riera

En cierta forma, la biografía de Miguel Riera (1943, Barcelona) es indisociable de la memoria de las izquierdas. El Viejo Topo, que hace unos meses cumplía 40 años de existencia, fue una revista que "nació con una absoluta ingenuidad", reconoce Riera durante la entrevista. La ingenuidad de querer montar una revista en la que las distintas organizaciones de izquierdas "en vez de hostiarse" pudieran "debatir en serio".

El cuestionamiento que se hizo desde la publicación de los marcos hegemónicos en la izquierda -por un lado la Transición y por otro el catalanismo- condujo a El Viejo Topo a un aislamiento político y económico tanto en el Estado español como en Cataluña. Sin embargo, sus ventas llegaron a superar los 50.000 ejemplares, y recogió aportaciones de figuras clave del pensamiento marxista occidental como Louis Althusser, Ernest Mandel, Toni Negri o Fernando Claudín. Aunque, como recuerda irónicamente su director durante la entrevista, "hubo un grupo maoista que prohibió su lectura. Fue estupendo, porque naturalmente nos ayudó a la difusión".

Tras desarrollar una labor de análisis crítico clave durante el posfranquismo y la Transición, El Viejo Topo desaparece en el año 82, el mismo año que el PSOE llegaba al poder. "Era un momento en el que pensábamos que el Viejo Topo había dejado de ser necesario", señala Riera.

El ascenso del PSOE afectó directamente a la revista y varios de sus colaboradores actuales acabaron por engrosar sus filas: "Hubo una cooptación por parte del PSOE de muchísima gente que pensaba que desde las instituciones se podía cambiar la realidad, pero no estaban conscientes de que el poder les iba a cambiar a ellos. Y así se pasó de la socialdemocracia al socioliberalismo", recuerda el editor en Otra Vuelta de Tuerka.

Sin embargo, en el año 93, con la decadencia del PSOE en su momento cumbre, asediado por los GAL y los casos de corrupción, vuelve a publicarse El Viejo Topo. "Volvimos en una especie de mea culpa, lo del GAL fue demasiado y decidimos volver a salir a dar la batalla".

Una faceta menos conocida de Miguel Riera es su labor como crítico y editor literario. Además del Viejo Topo, ha participado y dirigido proyectos como la revista literaria Quimera, la editorial Montesinos, el sello de divulgación científica la Biblioteca Buridán y Piel de Zapa. Contando con firmas de primera línea como Octavio Paz, Cabrera Infante, Cortázar, Borges, Rulfo o Juan Goytisolo. "Me había dado cuenta de que la literatura latinoamericana no se conocía suficientemente en España. Fue una experiencia enormemente gratificante. Hicimos una muy buena revista", concluye el editor.

Otra Vuelta de Tuerka: Pablo Iglesias con Dilma Rousseff

Dilma Rousseff (Belo Horizonte, 1947) es hija de una maestra brasileña y de un inmigrante comunista búlgaro."Siempre escuché, vi y sentí, gracias a mi padre, la solidaridad que se debería tener con nuestro pueblo, especialmente con aquellas personas que tenían una vida más frágil", recuerda Dilma a Pablo Iglesias en Otra Vuelta de Tuerka.

Mientras estudiaba en la escuela secundaria, tuvo lugar el golpe de Estado contra el presidente João Goulart (1964) que aceleraría su proceso de politización: "fue como si las cosas en Brasil se acelerasen" la juventud "empezó a estar consciente de la situación de nuestro país", señala. Así comenzaría su militancia en el movimiento de resistencia contra la dictadura, y su posterior integración en la lucha armada. En una época en la que los referentes emancipadores de toda una generación pasaban por la revolución cubana, la resistencia vietnamita y el mayo francés. "De ahí vienen las lecturas de Régis Debray, del Che Guevara y la visión del foquismo. De un foco que movería al conjunto de la sociedad", reflexiona Rousseff.

Hasta que en 1970, y con sólo 22 años de edad, es detenida, encarcelada y torturada. Para la expresidenta brasileña, la tortura además de "evidenciar tus propios límites", te da la enorme convicción de que "el derecho humano básico, para nosotros, para una sociedad, es la democracia".

En este sentido, y conectando con los últimos acontecimientos acaecidos en Brasil desde su destitución como presidenta, Rousseff señala como "la democracia occidental está siendo amenazada por el avance de un Estado de excepción".

La mandataria brasileña, señala entre las motivaciones del "impeachment" un intento de salvaguardar los intereses y proteger de los casos de corrupción a la oligarquía política y la voluntad de "concluir el programa en favor de las mayorías sociales", y no compatible con los interses de las élites económicas, "iniciado con la llegada de Lula al poder". Programa que se concretaba en mantener "los tres grandes bancos públicos, PETROBRAS, ELECTROBRAS y la fuerza del Estado como mecanismos que garantizaran la asistencia a la población más pobre".

Y es que, como recuerda la ahora expresidenta Dilma Rousseff, en Brasil se había logrado "sacar a 36 millones de personas de la miseria extrema y elevar en 40 millones de personas a la clase media". "Este golpe fue hecho para esto. Porque ellos [las élites] sabían que ante la crisis el Partido de los Trabajadores no iba a arbitrar en beneficio de los más ricos, sino en favor del pueblo brasileño, porque ellos son la base del país", concluye.

Otra Vuelta de Tuerka: Pablo Iglesias con Rafael Correa

Rafael Correa (Guayaquil, 1963) tuvo una infancia difícil que contrastaba con la de sus compañeros de aula. Becado en un colegio privado, mientras sus compañeros tenían casa en la playa, en su familia no tenían ni televisión. "Fue una infancia dura, pero muy feliz", señala Rafael Correa a Pablo Iglesias en Otra Vuelta de Tuerka.

En ese colegio fue donde recibió una formación fundamentada en la teología de la liberación y en la doctrina social de la Iglesia. Formación que completaría, una vez graduado, con la experiencia de voluntariado en las misiones indígenas de los salesianos. "Me di cuenta que no sabía nada del mundo indígena, y me dio vergüenza, así fue como decidí, al graduarme, ir a las misiones", recuerda Correa.

En un contexto de inestabilidad política que seguía a la espiral de endeudamiento de los años 80 y los experimentos neoliberales de los 90, Correa es elegido presidente. Como señala Pablo Iglesias durante la entrevista, hay sobretodo tres políticas económicas de los gobiernos de Correa que han dado que hablar en todo el mundo: la renegociación de la deuda, la renegociación de los contratos petroleros y la reforma fiscal. "Una cosa fundamental que hizo la Revolución Ciudadana fue cambiar las relaciones de poder", indica el presidente. Y un actor fundamental a la hora de hacer efectivas estas políticas ha sido China. "Gracias al financiamiento chino hemos cambiado la realidad del país", afirma el presidente.

Estas políticas económicas que cuestionaban los poderes fácticos, tuvieron como correlato presiones tanto internas como externas. Y el 30 de Septiembre de 2010 se materializaron en un intento de golpe de Estado. "Fue muy doloroso, pero la democracia ecuatoriana salió fortalecida, se demostró que en la nueva democracia ya no había marcha atrás".

El Gobierno de Correa ha tenido también que enfrentar críticas de los movimientos sociales, en especial del movimiento indígena y ecologista. "Gobernar es tomar decisiones y actuar en favor de las grandes mayorías. A mi no me gusta la minería, pero menos me gusta la miseria", señala Rafael Correa.

El 19 de febrero se celebrarán elecciones presidenciales en Ecuador en un contexto regional de cambio de ciclo y declive de los gobiernos progresistas. "Podrá haber retrocesos temporales, pero yo creo que se han desencadenado procesos irreversibles" en América Latina, concluye el mandatario.

Otra Vuelta de Tuerka: Pablo Iglesias con Xosé Manuel Beiras

Xosé Manuel Beiras (Santiago de Compostela, 1936) nació, como a él le gusta recordar, "con el Frente Popular". Sus primeros años estuvieron marcados por el galleguismo de su padre, el militante del Partido Galeguista Manuel Beiras, y por el piano y "el universo luminoso" que representaba su madre, Herminia Torrado.

A pesar de que su primera infancia coincidió con el franquismo más duro, Beiras se formó en un oasis protegido de la contaminación del nacionalcatolicismo: "Yo no fui a la escuela pública ni a un colegio de curas", por contra, sus padres contrataron a un profesor republicano represaliado de la Institución Libre de Enseñanza (Don Xesús Pereira), que le daba clases en casa siguiendo "el método de los maestros de la República". "Esa impronta fue fundamental para mi", recuerda durante la entrevista en Otra Vuelta de Tuerka.

Estudia derecho en la facultad de Compostela "por exclusión" y en 1957 la editorial Galaxia, frente cultural del galleguismo, le da una beca privada para estudiar economía en la Sorbona. Era el París de la 'Rive Gauche', de las guerras coloniales de Argelia e Indochina y de la decadencia de la IV República. Allí descurbrió el significado del colonialismo que aparecería en su obra fundamental O atraso económico de Galicia: "La primera vivencia de lo que significa la tragedia del problema colonial la tengo a raíz de la guerra de Argelia".

En los años sesenta empieza a hacer política en el Partido Socialista Gallego, una de las dos patas (la otra sería el comunista UPG) del nacionalismo gallego. Sin embargo, aunque incialmente surge como partido socialdemócrata, como indica Berias durante la entrevista, "el PSG se radicalizó en los años 70 evolucionando hacia un socialismo marxista que juega en el espacio nacionalista".

Desde el PSG, incluido en la Federación de Partidos Socialistas, vive Beiras una Transición en la que las naciones sin Estado se convierten en vícitmas del proceso de construcción autonómica: "Felipe González fue un esquirol", señala, "hay que recuperar el lenguaje del mundo obrero y un esquirol es un esquirol", añade.

Es difícil entender la política nacionalista gallega de las últimas décadas sin la figura de Xosé Manuel Beiras: ha sido líder en los años 80 del Bloque Nacionalista Galego, fundador de Anova, portavoz de Alternativa Galega de Esquerda e impulsor de En Marea. Para hacer su lectura de los debates que se están teniendo hoy dentro de la izquierda, Beiras señala que se ha servido de la experiencia del BNG de los años 90: "pensar que se pueden cambiar las cosas en las instituciones del enemigo, cuando sabes que no vas a ser profundamente mayoritario, puede atraparte en el engranaje".

Otra Vuelta de Tuerka: Pablo Iglesias con Héctor Illueca

Héctor Illueca es doctor en derecho además de profesor e inspector de trabajo. En sus textos, publicados en diversos medios, ha analizado temas coma la dramática situación de las pensiones y del trabajo en España, la viabilidad de la actual Unión Europea o la necesidad de que en España se articule un proceso Constituyente. "Nuestro invitado de hoy ha entendido como pocos la dimensión de las transformaciones que se están produciendo en nuestro país y en particular en la Comunidad Valenciana", señala Pablo Iglesias durante la entrevista en Otra Vuelta de Tuerka.

Uno de los temas abordados durante el programa fue en qué medida el sistema de pensiones es viable. Illueca sostiene que "no hay motivo de alarma" siempre y cuando hubiera "una clase política responsable que buscase vías de financiación alternativas". "Sería el momento de que las fuerzas sociales dieran vida a un nuevo pacto que garantizase pensiones dignas", añade. Además, "no puede haber pensiones dignas si no hay empleo decente. Ya que un sistema de pensiones es un compromiso entre generaciones y ese compromiso hoy se está rompiendo". ¿La solución?, "es el momento de un nuevo acuerdo entre generaciones, es decir, de un nuevo pacto constituyente", concluye.

La crisis ha servido como coartada para recortar en derechos laborales con el desempleo masivo y la precariedad laboral como puntas de lanza. El inspector de trabajo indica a Pablo Iglesias que la precariedad laboral no es sólamente un instrumento de explotación sino también "un instrumento de dominación social" que está convirtiendo la condición precaria en régimen habitual.

Pero hay alternativas, y así lo han demostrado, con sus limitaciones, los gobiernos del cambio a nivel municipal y autonómico. "La victoria electoral de candidaturas populares hacen pensar que la hegemonía social construida alrededor del neoliberalismo podría estar agrietándose", indica Illueca. "En la Comunidad Valenciana se ha superado la hegemonía del Partido Popular", añade.

Y es que, como concluye el entrevistado, el neoliberalismo nos ha dado una lección: "La posibilidad de avance de los sectores populares pasa necesariamente por la constitucionalización de los avances sociales para evitar la debilidad del andamiaje del Estado de Bienestar".

Otra Vuelta de Tuerka: Pablo Iglesias con Rubén Juste

Rubén Juste (Toledo, 1985) terminó la carrera de sociología y decidió ponerse a investigar sobre una de las instituciones más opacas de nuestro país: el índice bursátil IBEX 35. No fue fácil pues, como reconoce el autor en Otra Vuelta de Tuerka, "en España no estamos acostumbrados a investigar a las élites", lo que se traduce en que haya muy pocas investigaciones que aborden los consejos de administración y sea más complejo recabar información. Esos seis años de investigación se materializaron en una tesis doctoral sobre las puertas giratorias y en el libro "Ibex 35, una historia herética de poder en España”, que publica Capitan Swing.

El IBEX nace al mismo tiempo que las Olimpiadas de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla. Y no es casual. Como señala Juste durante la entrevista, "era el inicio de un nuevo proyecto de país que consolidó a Felipe González como su líder". Y estos eventos sirvieron para probar la alianza entre la vieja élite económica y la nueva élite socialista.

Desde entonces la trayectoria del IBEX ha sido indisoluble de la cercanía del Estado. El sociólogo compara el IBEX con el Club de Campo de Madrid: "En el Club de Campo de Madrid se entra por apellido, tiene una entrada muy restringida. Al mismo tiempo, es un club subvencionado con fondos públicos". De hecho, el Club de Campo es una concesión en la que participa el Ayuntamiento de Madrid en un 50% del capital. "Esto da una imagen de cómo es la estructura económica española: muy cerrada a la incorporación de nuevas élites y con una fuerte relación de dependencia del capital público y del Estado", añade.

Durante la entrevista, el autor de la investigación sobre el IBEX, hace un repaso de la relación de los distintos gobiernos con el índice bursátil: Solchaga y el PSOE de los años 80 inauguraron un proyecto de país basado en las privatizaciones y en la extensión de las finanzas; "Aznar tenía un proyecto de pueblo basado en el uso de redes clientelares"; "Zapatero vivió enamorado del IBEX" con el 'esto lo arreglamos entre todos'; y con Rajoy "el IBEX se hace extranjero" tras la llegada de los fondos de inversión internacionales.

Rubén Juste hace así una conceptualización del poder basada en la existencia de un sistema de relaciones que permanece en el tiempo. Eso que últimamente han llamado "la trama". "Este entramado es un sistema que defiende los intereses particulares de una élite frente a los intereses generales de la población", concluye Juste.